México: se consolida una alternativa anti-neoliberal

Se aproximan las presidenciales mexicanas y López Obrador continúa como favorito en las encuestas ¿Cae el neoliberalismo?

Una nueva encuesta, realizada por la firma GEA-ISA, arrojó entre los y las electores mexicanos que el candidato Andrés Manuel López Obrador tiene una intención de voto del 44%, que lo coloca como favorito, dejando a las opciones más cercanas al gobierno de Peña Nieto con un margen mucho más estrecho (23% de intención de voto para Ricardo Anaya Cortés y 21% para el oficialista José Antonio Meade Kuribreña).

La plataforma política que presenta el candidato que mejor mide en los sondeos resulta novedosa para la coyuntura mexicana ya que López Obrador forma parte del frente Haremos Historia, que nuclea un variopinto conjunto de fuerzas políticas como su propio partido, el Movimiento Regeneración Nacional –MORENA-, el centroderechista Partido Encuentro Social –PES- y el Partido del Trabajo, de izquierda, que promete una serie de medidas contrarias al neoliberalismo gobernante.

Entre estas promesas se encuentra el fuerte discurso anti-corrupción –que vale decir, tiñe la campaña de todas las fuerzas-, que apunta a las reiteradas denuncias en proceso judicial que enfrentó el gobierno de Peña Nieto en sus seis años de gobierno, como las casi 7000 empresas fantasma que según estimaciones han facturado cantidades cercanas al 5% del PIB nacional y costó el cargo de cuatro funcionarios.

corruptour

El corruptour recorre en el DF, diez paradas emblemáticas de la corrupción de los últimos años.

Además, el candidato que se presenta por tercera vez a una elección presidencial de su país, propone cancelar la Reforma Educativa de 2013, emprendida por el actual gobierno, que instucionalizó instancias de evaluación para la educación pública y estableció una serie de premios y castigos para aquellos claustros que no lograron cumplir con los puntajes pedidos, sin distinguir entre zonas de alta o baja vulnerabilidad social, ni recursos con los que cuenta. En este sentido, bajo la consigna “Sicarios si, becarios no”, López Obrador propone otorgar 300000 becas educativas tanto en preparatorias (similar al colegio secundario argentino) como en educación superior.

Las propuestas en pos de un estado que garantice la igualdad de derechos a través de programas y subsidios no se ven restringidas al plano educativo: la búsqueda de apoyo económico a cerca de 3 millones de jóvenes que trabajen como aprendices, aumentar el doble la pensión para adultos mayores y discapacitados, y la entrega gratuita de medicamentos para personas de menores ingresos, diagraman una política que, a priori, se muestra en franca oposición a la que actualmente tiene vigencia en el país de la bandera tricolor.

Pero además de políticas macroeconómicas y sociales, el nuevo gobierno debe enfrentar la sensible cuestión migrante. La creación de una zona franca de 3.185 kilómetros desde Matamoros hasta Tijuana y la creación de trabajo en las fronteras norte y sur van en la línea “anti-muro” (en relación al famoso muro que Trump pretende construir para impedir la llegada de inmigrantes a Estados Unidos), ya que fomentan el desarrollo interno, con políticas que reanuden la rueda del consumo  con perspectiva social.

¿Se encuentra México ante un cambio de paradigma? ¿Se encuentra agotado allí el modelo neoliberal? ¿Las medidas de Trump, de chauvinismo y discriminación limítrofe, funcionaron como un impulsor de una propuesta anti-neoliberal en la región? Los resultados de los comicios nos acercarán a nuevas conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s