Phantom thread, Paul Thomas Anderson, 2017

La última de las películas del Oscar que faltaba llegar a la Argentina, lo hizo con la alarmante noticia que significaría el retiro de Daniel Day-Lewis de la actuación. Este enorme actor vuelve a descollar, en este caso en la piel de un diseñador de alta costura consagrado, a mitad del siglo XX, en el medio de una relación tormentosa con una camarera que llevó a modelar a su atelier (Lesley Manville).

Atmósfera británica, composición de escenas y montaje verdaderamente exquisitos y, sobretodo, Daniel Day-Lewis hacen que el film sea digno de elogios. Ahora bien, la historia en si misma, y el hilo argumental, también a manos del director de Magnolia y Boogie Nights, dejan sabor a poco. La película no desentraña mucho más que edipos no resueltos devenidos en histerias cotidianas. Y todo bajo una música incidental que pretende una pomposidad que las situaciones no ameritan.

Buena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s