Llámame Francisco, Daniele Luchetti, 2015

¡Pero esa lavada de cara si se puede ver!

El dato más saliente es que al Vaticano le importa notablemente lo que el público progre piense de su máxima autoridad. Sino no se explica que hayan metido una serie en la plataforma de películas y series más utilizada del mundo, metiéndose directamente en el rol de Pope Francis en la dictadura. No nos olvidemos que cuando asumió todos los kirchneristas y militantes populares nos queríamos matar ¿Es poco en tiempos de sentido común individualista y matazurdo? Respóndanlo ustedes. Esto también es posverdad: quiero que Bergoglio sea como la serie me muestra ¿Prefiero que la presunta verdad sea manipulada en pos de que la Iglesia discuta el libre mercado y la depredación ambiental?

En Netflix, con actores de primera como Rodrigo De la Serna, Mercedes Morán y Muriel Santa Ana, buena fotografía, buenos guiones… El nudo de la cuestión es la veracidad de los hechos. Porque si saldamos esa cuestión, si, aguante pontifex, que entendió a la política como una herramienta de transformación de la realidad y entendió la importancia de habitar las jerarquías institucionales -en este caso de la Iglesia Católica– para avanzar sobre cuestiones urgentes, como el common sense de la religión más practicada del continente.

Pero de no ser tan verídicos los hechos, la cuestión sería otra. Según Horacio Verbitsky, paladín anti Bergoglio desde tiempos inmemoriales, los hechos que narra la miniserie no responden a la realidad, y uno de sus realizadores –Martín Salinas– lo admitió a la Agencia Paco Urondo: “Sí, yo valoro el asunto desde otro lugar. Esto es ficción. No es la primera vez que me toca ficcionalizar una vida. Pienso que el personaje que quisimos contar es una mezcla del verdadero Bergoglio con un Bergoglio que es muy importante en la actualidad, por lo que representa políticamente.”

La serie se mete directamente con los asuntos candentes que salieron a flote tras la designación del curita de la calle Membrillar (?) como Papa en febrero de 2013: su rol como provincial jesuita en tiempos de la dictadura, intercediendo por detenciones, ofreciendo circunstancial asilo a perseguidos por el régimen, y particularmente su relación con los curas Jalics y Yorio, a los que según la serie Bergoglio advierte de su secuestro, cuando los involucrados niegan que haya sido así.

Ciertamente la cuestión de su actividad en los años del genocidio es algo que preocupa en la Santa Sede.

Vi Llámame Francisco con los informativos en mute, denostando el supuesto ninguneo que Francisco hace a la Argentina, visitando Chile y Perú en lugar de venir aquí. Es difícil creer en el Vaticano pero también es cierto que hoy Bergoglio es un líder mundial de peso que se anima a impugnar las políticas de exclusión del neoliberalismo, el libre mercado y la depredación ambiental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s