Waiting on a song, Dan Auerbach, 2017

Leo críticas en las que hablan de este disco como vacío, pasajero y entretenido ¡Como si eso fuera algo negativo! ¿Qué pretenden? ¿Que los artistas nos presenten un Santo Grial obra tras obra? Más bien prefiero un Santo Rial, que es entretenido y no se mató a nadie en su nombre (aunque se hicieron otras cosas, como despedir a una actriz en vivo y vía telefónica, televisado para millones).

En fin, me resultó una gema pop. No sabía nada de Dan Auerbach, me enteré que es el líder de The Black Keys varias escuchas después. No me sorprendió porque escuché poco y nada esa banda, pero tengo entendido que este disco (el segundo solista en la vida de Auerbach) se aleja bastante de la escencia blusera de las teclas negras. Me importa un carajo, todas las canciones pueden ser hits, luminosas y buena vibra.

Me gustaron todos los temas, pero mis palmas se las lleva la balada setentosa “Never in my wildest dreams”, que va sobre un tipo que no tiene ganas de discutir. Sabe que va a perder: “te amo, dejame ser un pajero” es la traducción al castellano. Muchas de las letras pintan a un chabón atribulado pero que se conoce a si mismo.

Los tres videos que cortó hasta el momento están muy buenos. Como este, que tiene una letra con unas imágenes desoladoras (“La nieve cubre el suelo y lloro/Y no puedo escuchar un solo sonido/Voy a apagar el tele y manejar/No puedo ver que haya signos de vida/Excepto un árbol de Navidad con luces parpadeantes”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s